Estar centrados es asumir nuestro papel en la vida

estar-centrados-en-la-vida

Con la filosofía de Oriente aprendemos que en el Universo no existe el vacío, que todo está lleno de algo y que esa gran materia organizada se mueve según unas leyes. Así conocemos la premisa o Ley de complementariedad, que puede ser comprendida por ejemplo, con el
símbolo del Yin-Yang: el blanco y el negro representan la dualidad, sin embargo están completamente armonizados por su complementario, formando una unidad perfecta, y en un movimiento constante y homogéneo. Eso también se aplica a nosotros, es decir, funcionamos bajo esa y otra leyes de la naturaleza, y por lo tanto seguimos unos parámetros de comportamiento.

Por ejemplo, sabemos que en una manada de leones cada integrante cumple un papel: el león es el líder; la leona caza y procrea; los otros machos hacen la protección del territorio, etc. Pero imaginaos que un día a una leona se le va la olla y empieza a asumir un rol de liderazgo y desafía al león dominante. ¿No tendría sentido, verdad? Si pasara eso, puede ser que empezase una crisis de relación entre los leones, o quizás la leona fuese excluida de la manada, o en la hipótesis menos probable, el león empezaría a asumir el rol de leona…

“Encontrar la sintonía perfecta en las relaciones es un cultivo y no una conquista.”

¿Por que? Porque la naturaleza busca la complementariedad. No es posible que dos cuerpos ocupen la misma posición en el espacio, al igual que no es posible establecer una relación con dos roles iguales. Nuestro mundo es dual, no podemos querer alcanzar la armonía sobreponiendo dos cosas que son lo mismo. Lo que es la misma cosa puede unirse, pero seguirá sin su complemento. Bien, ¿y cómo aplicamos eso a nuestras vidas?

Partiremos de la idea de que nosotros, en general, no nos conocemos suficiente, aunque pensemos que sí. Cuando digo conocerse no quiero decir que sé qué comida es la que más me gusta, o qué lugares quiero visitar o qué situaciones me sacan de quicio. Ese es un conocimiento superficial que tenemos de nosotros mismos, y en ese ámbito normalmente lo que buscamos es huir de los conflictos, tenemos miedo a hacer daño a nuestros seres queridos, buscamos sentirnos amados, queremos sentirnos parte de un grupo, queremos que nos reconozcan, que nos protejan, que nos apoyen, etc. Así, hacemos toda clase de artilugios para alcanzar esos objetivos, nos vendemos por muy poco, y nos olvidamos de mirar qué hay dentro de nosotros que estamos traicionando para poder agradar a los demás y obtener a cambio lo que mencionaba arriba.

Detrás de todo eso hay un trabajo importante de descondicionar la mente, y adentrarnos en nuestro mundo interior, porque si nos perdemos en elucubraciones mentales no podemos encontrar la esencia del centro. Nuestras creencias, nuestros juicios, la educación que hemos recibido, etc., son factores que muchas veces representan una barrera para poder ver las cosas claras. Por ejemplo, si mi naturaleza es ser artista, músico o pintor, pero en mi familia siempre han dicho que ser artista no da de comer, es posible que deje aparcada mi verdadera naturaleza (la de ser artista) para vivir una creencia (la de buscar una profesión que de dinero). Pero esa vivencia nunca me traerá satisfacción, porque no encaja con lo que yo realmente siento. Aquí vemos claramente el combate entre un sentimiento versus una creencia.

“Cuando estamos en nuestro centro, naturalmente se nos acerca aquello que nos complementa y así logramos la plenitud.”

Así, es común que hayan conflictos y malos rollos en nuestras relaciones, ya que estando alejados de nuestro centro, no cumplimos con lo que somos (y no me refiero sólo a una profesión), comprometiendo así nuestra comunicación con los demás: tratamos de imponer una forma de ser que no es natural, y el otro posiblemente estará en lo mismo, y de esa forma no hay manera de encajar con fluidez. También hay que decir que encontrar la sintonía perfecta en las relaciones es un cultivo y no una conquista. Es decir, una vez encontramos el punto de armonía hay que mantenerlo, no con esfuerzo, si no con atención para que las creencias y juicios no vuelvan a ocupar nuestro puesto en el centro de nosotros mismos. De eso han hablado muchos sabios y filósofos a lo largo de la historia y también lo representaron los egipcios con el símbolo del Uraeus, la serpiente que llevaban en la frente los faraones, ya que para tenerla en este sitio tan vulnerable, uno debería mantener la atención total en 100% del tiempo por si le ocurriera a la serpiente atacarle de golpe.

Cuando buscamos el camino de nuestro centro, de saber quienes somos realmente y asumir nuestro papel, nuestro rol, es como si todo a nuestro alrededor cobrase sentido también. La naturaleza es autoajustable, debido a la ley de complementariedad, de manera que cuando un lado se ajusta, el otro lado naturalmente hace lo mismo, y se siente más a gusto porque también puede cumplir con su verdadero papel. O en todos casos si no encaja se alejará, pero no de una manera brusca, si no naturalmente. No podemos querer ser algo que no somos sobreponiendo a ello una creencia de que eso es lo mejor para nosotros. Entonces, cuando estamos en nuestro centro, naturalmente se nos acerca aquello que nos complementa y así logramos la plenitud.

unacaminante_amor

Anuncios

Acerca de Lucia Prade

Licenciada en Comunicación Social, Emprendedora, Content Manager, Blogger. Atrévete a vivir las experiencias que la vida se te plantea, y así conocerás tu capacidad para transformarte a ti mismo y al mundo.
Esta entrada fue publicada en Vida interior y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Estar centrados es asumir nuestro papel en la vida

  1. andrea dijo:

    Precioso articulo Lucia sin acento.
    Veo que las musas te inspiran al escribir este precioso articulo , gracias por compartirlo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s